¿Se puede suspender mi contrato de trabajo?

La suspensión de empleo y sueldo está directamente relacionada con el poder de organización y control que otorga el Estatuto de los Trabajadores en sus artículos 20 y 58.

Además, se puede hablar también de suspensión de empleo y sueldo dentro del ámbito contractual, regulado en el artículo 45 del Estatuto de los Trabajadores.

Dicha suspensión de empleo y sueldo se regula directamente en la figura de la suspensión del contrato de trabajo. La suspensión del contrato de trabajo, conlleva la suspensión de empleo y sueldo. Al no haber prestación de trabajo, no existe obligación tampoco de retribuir dicho trabajo. Las partes quedan exoneradas de las obligaciones y compromisos que se adquieren en la relación contractual, mientras se mantienen las causas que dieron lugar a la suspensión.

Son estas las causas por las que se puede suspender el contrato de trabajo:

Mutuo acuerdo de las partes.

Las consignadas válidamente en el contrato.

Incapacidad temporal del trabajador, derivada tanto de enfermedad común, profesional, como de accidente de trabajo o accidente no laboral.

Las situaciones de maternidad y paternidad, adopción o acogimiento preadoctivo o permanente, riesgo durante el embarazo o lactancia natural.

El ejercicio de un cargo público representativo.

La privación de libertad del trabajador mientras no exista sentencia condenatoria.

Razones disciplinarias.

Fuerza mayor temporal o causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Excedencia.

Ejercicio del derecho de huelga y cierre legal de la empresa.

Por decisión de la trabajadora que se vea obligada a abandonar su puesto de trabajo como consecuencia de ser víctima de violencia de género.

El fin de la suspensión de empleo y sueldo, se produce cuando la causa que lo generó finaliza.