Abogados Mediadores

Especialidades del Derecho > Abogados Mediadores

Los mediadores o abogados especialistas en Mediación de UNAES le asesorarán legalmente en materia de mediación civil, mediación mercantil, mediación concursal, mediación empresarial, mediación laboral, mediación penal, mediación penitenciaria, mediación policial, mediación familiar, mediación en organizaciones complejas, mediación en consumo, mediación en el ámbito sanitario, mediación escolar, mediación intercultural y comuntaria, mediación para conseguir acuerdos, negociación, etc. ¡Realice su consulta!

Mediación

La mediación es un procedimiento extrajudicial de resolución de conflictos en el que interviene un mediador para tratar de aproximar los puntos de vista de las partes en conflicto, de modo que les permita alcanzar un acuerdo. A diferencia de lo que ocurre en el arbitraje, el mediador no resuelve el conflicto mediante una decisión obligatoria para las partes.

Entre sus ventajas, destaca la capacidad para dar soluciones efectivas y rentables a determinados conflictos entre partes, por lo que se configura como una alternativa sencilla al proceso judicial y a la vía arbitral. El modelo de mediación se basa en la voluntariedad y libre decisión de las partes y en la intervención de un mediador. El acuerdo que pone fin a la controversia podrá tener la consideración de título ejecutivo si las partes deciden elevarlo a escritura pública.

Mediador

El mediador es una figura imparcial que intermedia o procura acuerdos para resolver controversias entre dos partes en situación de disputa. Es obligatorio que esté en posesión de un título oficial universitario o de formación profesional superior y que cuente con la formación específica para ejercer la mediación.

La aceptación de la mediación obligará a los mediadores a cumplir fielmente el encargo; si no lo hicieran, incurrirían en responsabilidad por los daños y perjuicios que causaran. El perjudicado tendrá acción directa contra el mediador y la institución de mediación que corresponda.

La Ley obliga al mediador a abandonar su actividad en los casos en que haya riesgo de imparcialidad, como, por ejemplo, una relación personal o contractual con una de las partes, o exista cualquier interés en el resultado de la mediación.