Una jueza rechaza compensar a un divorciado por el uso de la casa

ÁNGELA

Los padres estaban previamente separados, y en la sentencia de separación de mutuo acuerdo se fijó que la madre se quedara con la guarda y custodia exclusiva de los hijos, una pensión de alimentos a cargo del padre de 250€ mensuales por cada uno, y el uso del domicilio familiar.

Posteriormente, el padre -funcionario de profesión-, solicitó la guarda y custodia compartida de sus hijos (de 11 y 14 años de edad), y si bien la madre –en desempleo-, estaba de acuerdo con este cambio, no así con las medidas económicas típicas en esta guarda y custodia, en la que cada progenitor tiene que hacerse cargo de los gastos de sus hijos cuando estén en su compañía (comida, luz, agua etc), y abonar los gastos comunes por mitad (colegio, matrícula, material escolar etc). Después de muchos meses de negociaciones entre los letrados tratando de llegar a un acuerdo, el padre se negaba a abonar cantidad alguna en concepto de pensión de alimentos, y además quería que ella le abonase una compensación económica por la pérdida de uso de la vivienda –tal y como establece el artículo 6.1 de la LEY 5/2011, de 1 de abril, de la Generalitat, de Relaciones Familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven-, por lo que finalmente decidió acudir a la vía judicial.

Y en la sentencia, hemos conseguido los siguientes pronunciamientos:

PENSIÓN DE ALIMENTOS

Los padres tendrán que abrir una cuenta mancomunada, en la que el padre tendrá que ingresar 200€ mensuales para satisfacer los gastos de sus hijos, mientras que la madre solo 25€. Y además, el padre tendrá que abonarle a la madre 200€ mensuales en concepto de pensión de alimentos de los menores. Por lo que en resumen, el padre abonará mensualmente 400€ mensuales, y la madre aportará 25€ para contribuir a los gastos de sus hijos. Todo ello, en atención a la disparidad de economías entre los progenitores.

En síntesis, nuestras alegaciones para conseguir que se fijaran este tipo de medidas, fueron las siguientes:

Si bien es cierto que en principio, el régimen de guarda y custodia compartida comporta que cada progenitor, atienda directamente y con sus propios ingresos los alimentos de sus hijos en los períodos que permanezcan con ellos, esto no es posible cuando existen diferencias sustanciales en los ingresos y recursos de uno con respecto al otro, como ocurre en el presente caso. Para este tipo de situaciones, el Tribunal Supremo se ha pronunciado en reiteradas ocasiones señalando que, la instauración de la custodia compartida no va reñida con que se fije una pensión de alimentos para los menores si existe desproporción en la economía de los progenitores. (Sentencia del Tribunal Supremo de TS, Sala Primera, de lo Civil, 390/2015, de 26 de junio). Y precisamente la última de las sentencias del Tribunal Supremo en esta materia, (Sala 1ª, S 4-3-2016, nº 133/2016, rec. 1/2015) reza que: “Esta Sala debe recordar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos progenitores (art. 146 C. Civil), ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da.”

DOMICILIO FAMILIAR

En este caso, la vivienda era común de ambos progenitores, comprada bajo el Régimen de Sociedad de Gananciales, y ambos acordaron en la sentencia de separación de mutuo acuerdo que se le atribuyese a la madre, que era quien se quedaba con la custodia de los menores. Sin embargo, ahora al establecer la custodia compartida, el padre solicitaba la aplicación de la LEY 5/2011, de 1 de abril, de la Generalitat, de Relaciones Familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven, que prevé en su artículo 6.1 que: “En el caso de atribuirse la vivienda familiar a uno de los progenitores, si ésta es privativa del otro progenitor o común de ambos, se fijará una compensación por la pérdida del uso y disposición de la misma a favor del progenitor titular o cotitular no adjudicatario teniendo en cuenta las rentas pagadas por alquileres de viviendas similares en la misma zona y las demás circunstancias concurrentes en el caso.”

La parte contraria solicitaba una compensación por la pérdida de uso desproporcionada, basándose en una única oferta de alquiler de la misma vivienda y en la misma urbanización, mientras que nosotros nos oponíamos por no estar conformes con la cuantía, y aportábamos otros anuncios de alquileres de viviendas con similares características por la zona, y con precios más realistas.

Sin embargo, la juzgadora, razona en el Tercer Fundamento de Derecho que: en lo que se refiere a la compensación por dicho uso y “estando pendiente la inminente declaración de inconstitucionalidad de la ley valenciana 5/11, tomando en consideración que ya se ha publicado la sentencia del TC que declara inconstitucional la ley de régimen económico, esta juzgadora no va a adoptar una medida que carecerá de vigencia en los próximos días, desestimándose la pretensión en ese punto.” Por lo que no fija compensación alguna por la pérdida de uso.