"CALMA CHICHA" ANTE EL IMPACTO ECONÓMICO DEL COVID EN TU NEGOCIO

"CALMA CHICHA" ANTE EL IMPACTO ECONÓMICO DEL COVID EN TU NEGOCIO

 

Fernando del Cacho MillánMe llama mucho la atención la “calma chicha” que observo en muchos empresarios y autónomos ante lo que puede denominarse una caída libre hacia la ruina. Caída en la que estamos metidos todas y todos.

Por si no se han enterado España está en quiebra, o por dejárselo más claro: lo que ingresa el Estado es menos de lo que gasta (en funcionarios, policías, hospitales, pensionistas, parados, etc.) y a esto se le denomina “déficit”.

Esto ya pasaba antes de la pandemia y Europa nos estaba sacando los colores, pero ahora que lleva parada la economía del país casi dos meses con motivo del Decreto de alarma los números rojos se están quintuplicando por días.

El Estado no puede pagar más, no hay dinero, por mucho que aprueben rentas mínimas, etc. Algunos, los más pobres como siempre, ya lo están notando, ya hay colas para pedir comida.

Tras el mencionado Decreto de 14 de marzo la mayoría de empleados de este país se ha metido en un ERTE y ahí seguimos. Luego nos dicen que se prorroga hasta el 30 de junio y también seguimos como si no pasara nada aunque haya costado que paguen el primer mes. Y nos han estado diciendo que está “prohibido despedir a las personas acogidas a un ERTE” y ahí estamos tan contentos pensando que no nos pueden despedir.

Y me pregunto lo siguiente: ¿cómo va a mantener el dueño de un restaurante que vive del turismo a sus 8 empleados con una terraza a mitad y sobretodo sin turistas hasta por lo menos el próximo año? Por si no lo saben no va a haber turismo, ése que da de comer a muchísimas personas en esta Comunidad Valenciana, hasta el próximo año como poco.

Pongo otro ejemplo. ¿Qué va a hacer el dueño de una empresa de autobuses con sus 50 conductores si no hay turistas que llevar a los hoteles ni a los aeropuertos hasta el próximo año? Cuando empecemos por fin con la desescalada en el mes de junio y se supone que se vayan incorporando los trabajadores a sus empresas, ¿alguien se cree que la empresa va a funcionar como antes? ¿Qué van a hacer 50 conductores de autobús con sus mascarillas y sus autobuses vacíos por falta de clientes turistas? ¿Van a dedicarse a tocarse los huevos mientras la empresa les paga un sueldo sin ningún ingreso durante meses y meses y lo que dure? ¿Y quién puede mantener una empresa – estoy hablando de miles de empresas– así?

No se engañen por favor. O empiezan ya a tomar medidas de reestructuración de sus empresas y negocios, o como sigan esperando se les va a caer el techo de la nave encima con todos dentro.

Más vale prevenir ahora tomando medidas y ajustes que a nadie gustan pero que pueden servir para pasar los próximos meses –más de un año como mínimo – y hacer viable la empresa, que no hacer nada y reaccionar tarde cuando ya la empresa está hundida y quebrada.

Es lo mismo que pasó cuando nos hablaban del virus de Wuham y nadie hacía caso. Si hubiésemos hecho acopio de material sanitario y hubiéramos preparado nuestros hospitales y protegido a nuestros sanitarios, ahora no estaríamos lamentando la muerte de miles de personas. Pues bien, con sus empresas en este momento está pasando lo mismo. Están ahí parados, esperando no se sabe qué exactamente y estos dos meses de mayo y junio son cruciales. Hay empresas que irremediablemente tras estos dos meses no van a poder abrir, es cierre definitivo. Pero muchas otras se podrían todavía salvar si se toman medidas de ajuste, por mucho que duelan.

Nuestro Ordenamiento jurídico prevé medidas legales y judiciales para prevenir y paliar estas situaciones de crisis ante una “inminente insolvencia” que está ahí. Viví los anteriores años de crisis y sé la mala fama – merecida en general- que tienen los concursos de acreedores, algunos llevados a propósito a liquidación rodeada de buitres cuando muchas empresas eran viables. Pero si tu empresa o negocio es viable debes saber que es posible protegerla para que salga adelante, asesórate y si es un buen asesoramiento mejor.

Ningún Gobierno va a poder evitar que se tenga que despedir a empleados y que reestructurar las empresas, pero si despidiendo a parte de ellos logras salvar la empresa luego podrás recuperarlos, cuando todo esto pase, que todo indica que va para largo. Hacerlo al revés puede suponer que ya nunca puedas volver a empezar. Pero sobretodo no te quedes parado, esperando a que sea demasiado tarde para evitar el desastre que viene ya. Muévete.

Artículo escrito por Fernando del Cacho Millán, abogado especialista en Derecho Concursal, Penal Económico y Penal Internacional.

 

Si necesita información más detallada o que nuestro abogado especialista le ayude en su caso, póngase en contacto con él en el perfil de UNAES de Fernando del Cacho Millán dónde tiene todos sus datos a su disposición o envíenos un correo electrónico a info@unaes.es y pida toda la información que desee.

Otros Artículos escritos por D. Fernando del Cacho Millán:

"Soluciones a la Crisis Económica: El Maldito Concurso de Acreedores"

UNAES ¡Sólo para abogados especialistas!