DONATIVOS: UN GRAN GESTO SE PUEDE TRANSFORMAR EN UN GRAN PAGO DE IMPUESTOS

 

Carlos García FerrerDurante estas semanas de confinamiento la sociedad española se ha volcado en contribuir para hacer frente a la situación de crisis sanitaria ocasionada por este maldito virus, cuyo nombre no quiero mencionar más, por lo que considero importante conocer el régimen fiscal de las donaciones dinerarias, de bienes o de derechos. Todos nos enorgullecemos de las miles de acciones que se están llevando a cabo, donaciones dinerarias o de bienes a las personas que más lo necesitan. Muchas personas han prestado su imagen para llegar a más gente y poder recaudar más, otras han cedido sus páginas web para publicitar diferentes propuestas de donaciones sin recibir nada a cambio.

No obstante, tras estos grandes gestos siempre tenemos la lupa de la Agencia Tributaria.

En España, existe un marco de referencia para realizar donaciones, se trata de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de Incentivos fiscales al Mecenazgo. Esta norma establece los requisitos que deben tener las donaciones para disfrutar de un régimen fiscal privilegiado, en el cual se establecen deducciones en sede del donante en sus respectivos impuestos (IRPF, IS, IRNR) y exenciones en las ganancias patrimoniales y las rentas positivas que se pongan de manifiesto con ocasión de los donativos, donaciones y aportaciones.

  • En el caso de contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas tendrán derecho a deducir de la cuota íntegra el 75 por 100 de la base de la deducción para los primeros 150 euros donados, y el 30 por 100 para el resto.
  • Asimismo, se establece un régimen especial para donantes habituales (a partir del segundo año que se realicen donaciones por el mismo importe y entidad) el porcentaje de deducción para la cantidad que exceda los 150 euros será del 35 por 100.
  • En el supuesto de que los donativos sean efectuados por personas jurídicas, la normativa establece que los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades tendrán derecho a deducirse el 35 por 100 de la base de la deducción sea cual sea el importe del donativo o aportación. A partir del segundo año que se realicen donaciones por el mismo importe y entidad será el 40 por ciento.

Por otro lado, en sede del donatario se establecen la obligación de expedir certificación de la donación recibida y la obligación de remitir a la Administración Tributaria información sobre las certificaciones expedidas mediante una declaración informativa, el modelo 182, en el mes de enero de cada año en relación con los donativos percibidos en el año inmediato anterior.

¿Qué entidades pueden ser beneficiarias?

El régimen fiscal privilegiado establece qué entidades son beneficiarias del mecenazgo según el artículo 16 de la Ley 49/2002 y las Disposiciones Adicionales 5ª a 10ª de la misma Ley. Entre las entidades que pueden ser beneficiarias destacan el Estado, las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales, así como los Organismos autónomos del Estado y las entidades autónomas de carácter análogo de las Comunidades Autónomas y de las Entidades locales, Las Universidades Públicas, La Cruz Roja española, La Organización Nacional de Ciegos españoles o La Iglesia Católica y las iglesias, confesiones y comunidades religiosas que tengan suscritos acuerdos de cooperación con el Estado español y fundaciones propias de estas.

La lista de entidades beneficiarias del mecenazgo se amplía a aquellas entidades en las que se establezca en sus respectivos estatutos que se constituyen con fines lucrativos y les sea de aplicación la citada Ley.

Sin embargo, hay que analizar qué entidades son beneficiarias del mecenazgo. En este punto llama la atención la consulta V0313-06 de la Dirección General de Tributos (DGT) en la cual un contribuyente se pregunta si los hospitales públicos tienen la consideración de entidades sin fines lucrativos, a efectos de aplicar el régimen fiscal especial de la Ley 49/2002. A este respecto, Tributos considera que los hospitales públicos pueden revestir diferentes formas jurídicas. Si el hospital al que se pretende realizar la donación tiene la forma jurídica de Fundación y cumple los señalados requisitos del artículo 3 de la Ley 49/2002 y se acoge al régimen fiscal contemplado en la misma Ley podrá tener la consideración de entidad beneficiaria del mecenazgo.

Los requisitos del artículo 3 de la Ley 49/2002 merecería un estudio separado, sin embargo, podemos sistematizarlos de la siguiente manera:

  • a) Que persigan fines de interés general como es la asistencia sanitaria.
  • b) Que destinen a la realización de dichos fines al menos el 70 por 100 de las rentas de las explotaciones económicas que desarrollen. Se establece un periodo de cuatro años desde la obtención de la renta para su aplicación.

Existen más requisitos que deben ser valorados para tener la consideración de entidad beneficiaria del mecenazgo.

Peculiaridades del régimen fiscal privilegiado

La Ley 49/2002 exige que los donativos, donaciones o aportaciones sean puros y simples, lo que parece excluir del ámbito del mecenazgo las donaciones remuneratorias, esto es, las que responden a servicios prestados o que se prestarán en el futuro.

Por ejemplo, según ha resuelto la DGT en la consulta V1403-07, en la cual una fundación que gestiona un Banco de Alimentos recibe donativos de diferentes empresas de alimentación, algo que está sucediendo en la actualidad.

La fundación consulta si la colaboración de empresas de transportes con camiones desde mediano a gran tonelaje estaría incluida en la desgravación fiscal que se contempla en la Ley 49/2002. La fundación, por tanto, se plantea si el coste del servicio de transporte, que las empresas de transportistas realizan a esta de forma gratuita, es susceptible de ser considerado como donación a efectos fiscales.

La DGT en su contestación establece que para que las donaciones den derecho a las correspondientes deducciones han de adecuarse a las entidades que hemos enumerado anteriormente, y deben ser donaciones irrevocables, puras y simples.

Finaliza la DGT manifestando que la donación descrita, consistente en la prestación de un servicio de transporte de forma gratuita no se encuentra entre las enumeradas anteriormente, en la medida que se trata de una prestación de servicios y no una donación de bienes o derechos. Por lo tanto, las donaciones descritas no darán derecho a practicar deducción alguna.

La Ley de IVA

Otro aspecto conflictivo es la relación de las donaciones de bienes el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). La Ley de IVA establece que están sujetas al IVA las entregas gratuitas de bienes corporales realizadas por los sujetos pasivos del impuesto, bajo la denominación de “autoconsumo de bienes” comprometiendo al donante de los bienes a emitir factura por la donación de bienes, repercutir el IVA al tipo de gravamen que corresponda, e ingresar dicho IVA en sus autoliquidaciones, salvo en el supuesto de que la misma estuviera amparada por una exención de la propia Ley de IVA, circunstancia que en la mayoría de los casos no se va a producir.

La Ley del IVA provoca en ocasiones situaciones perjudiciales, como que una donación de mascarillas, respiradores o material sanitario de protección tenga la consideración de entrega de bienes sujeta y no exenta del IVA, y el donante tenga que repercutir e ingresar el IVA a la Agencia Tributaria.

No obstante, parece que el Gobierno ha querido cubrir esta situación tan indeseable con las modificaciones en el IVA incluidas en el Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril. Estableciendo un tipo de gravamen temporal del 0% de IVA a 91 productos sanitarios pero la pregunta es ¿y las donaciones realizadas anteriormente? La norma deja claro en su artículo 8 que los efectos de este tipo de gravamen 0% se extienden desde el día siguiente a su publicación en el BOE, esto es, desde el 22 de abril hasta el 31 de julio de 2020.

Por lo que las donaciones de material sanitario realizadas anteriormente deberán repercutir el IVA al tipo de gravamen que corresponda, e ingresarse en el Tesoro Público.

 

¿Qué pasa con los convenios de colaboración empresarial?

Otro aspecto que resaltar son los convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general. Son los definidos como aquellos en los que la entidad beneficiaria del mecenazgo a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen se compromete por escrito a difundir la participación del colaborador en dichas actividades.

Por tanto, al donante (colaborador) que realiza esta ayuda económica a una entidad incluida dentro de las entidades beneficiarias del régimen fiscal previsto en la Ley 49/2002, podrá serle de aplicación esta regulación. Considerándose, por tanto, tal actividad como una prestación de servicios no sujeta al impuesto sobre el Valor Añadido.

En la situación extraordinaria que vivimos, el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, en virtud del artículo 47 de su articulado ya estableció la forma en que se debían canalizar los donativos, donaciones y aportaciones.

Si las donaciones son realizadas a través de los cauces habilitados por este RDL de 31 de marzo no tienen por qué causar situaciones indeseables a las personas que han contribuido a hacer frente a la situación de crisis sanitaria, haciéndolas tributar por las ganancias patrimoniales y las rentas positivas que se pongan de manifiesto con ocasión de las aportaciones realizadas.

A efectos de establecer un marco de referencia respecto a las modificaciones que necesita esta normativa tras el impacto de la crisis sanitaria, no quería finalizar este artículo sin recomendar la lectura del documento “Propuesta de medidas tributarias a adoptar como consecuencia de los donativos dinerarios y en especie realizados para paliar la crisis sanitaria del covid-19” emitido por mis compañeros de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF).

En síntesis, se debe poner en valor la importancia que tiene un correcto asesoramiento tributario en relación a las cuestiones antes comentadas para que un gran gesto no se transforme en un quebradero de cabeza para el que solo quería ayudar a los demás.

Artículo escrito por Carlos García Ferrer, abogado especialista en Derecho Tributario.

 

Si necesita información más detallada sobre donaciones o que nuestro abogado especialista le ayude con su problema tributario, póngase en contacto con él en el perfil de UNAES de Carlos García Ferrer dónde tiene todos sus datos a su disposición o envíenos un correo electrónico a info@unaes.es y pida toda la información que desee.

UNAES ¡Sólo para abogados especialistas!