La extracción de órganos de donantes vivos desde el punto de vista legal

extraccion-organos

 

Parece evidente que un donante vivo ha de otorgar su consentimiento libre, consciente y desinteresadamente para que se extraigan sus órganos.

El consentimiento libre, consciente y desinteresado ha de cumplirse junto con los demás requisitos previstos en la Ley 30/1979, de 27 de octubre sobre extracción y trasplante de órganos.

Desde el punto de vista legal ha de iniciarse un expediente mediante solicitud del donante o mediante comunicación del director del Centro Sanitario en el que vaya a efectuarse la extracción. En esa solicitud se han de expresar las circunstancias personales y familiares del donante, el objeto de la donación, el centro sanitario en el que ha de efectuarse la extracción, la identidad del médico responsable del trasplante o extracción y habrá de acompañarse un certificado médico sobre salud mental y física del donante.

En estos expedientes no es necesaria la intervención de abogado y procurador pero, qué duda cabe, si es el donante quien inicia mediante solicitud en un expediente de jurisdicción voluntaria la extracción de órganos, lo ideal por la complejidad de la legislación y por los conocimientos técnicos es contratar a un abogado especialista en la materia.

Una vez se hace la solicitud, se realiza una comparecencia en la que se cita al médico que ha de efectuar la extracción, también al médico firmante del certificado médico sobre salud mental y física y, como no podía ser de otra manera, al donante para que otorgue su consentimiento expreso ante el juez ya que no vale la mera solicitud o firma de documentación en el Centro Sanitario.

Hechos estos trámites el Juez si considera que el consentimiento prestado por el donante de forma libre, consciente y desinteresada, extenderá por escrito el documento de cesión del órgano que será también firmado por el interesado, por el médico que ha de efectuar la extracción y los demás asistentes. En el documento de cesión se ha de hacer constar la posibilidad que tiene el donante de revocar dicho consentimiento en cualquier momento previo a la intervención, debiendo facilitar una copia al donante.