¿Qué multas por mala conducta en la playa puedo recibir?

multas-mala-conducta-playa

¿Puedo reservar sitio en la orilla de la playa?  ¿Puedo bañarme desnudo en la playa? ¿Se puede bañar mi perro en la playa? ¿Puedo acampar en la playa? ¿Puedo instalar un negocio de temporada en la playa? Todas estas preguntas nos las podemos plantear en un momento dado pero, ¿a qué normativa debemos acudir para resolver todas nuestras dudas?

Las competencias administrativas en materia de costas se distribuyen entre el Estado, las Comunidades Autónomas y los municipios. Aunque la Ley de Costas regula de forma general el uso de las playas para el conjunto del territorio español, cada Comunidad Autónoma y municipio puede legislar de forma más detallada en el ámbito de sus competencias. Por lo tanto, habrá que examinar en cada caso si existe legislación municipal y autonómica sobre el tema. En su defecto, se aplicará la Ley de Costas.

La Ley de Costas española establece que las playas son bienes de dominio público marítimo-terrestre estatal, en virtud de lo dispuesto en el artículo 132.2 de la Constitución. Serán de libre acceso público, salvo que por razones de policía, de economía u otras de interés público, debidamente justificadas, se autoricen otras modalidades de uso.

Una mala costumbre es que entre las personas de determinada edad, resulta habitual ir a la playa a primera hora de la mañana para dejar plantada la sombrilla y regresar más tarde para ocupar la parcela. En algunos ayuntamientos se está penalizado esa mala costumbre. Un ejemplo lo tenemos en las playas de Torrevieja, donde al infractor le puede caer una multa de 150 euros. En el Ayuntamiento de Gandía, por ejemplo las multa puedes llegar hasta los 750€.

Tampoco se puede llevar a cabo la venta ambulante en las playas, como norma general.  No sólo debemos entender por venta ambulante la distribución de bebidas y alimentos, sino también la prohibición de realizar masajes, como ocurre últimamente en playas de Barcelona, donde cada año se ponen miles de sanciones por este motivo.

Con independencia de que el uso de la playa no ha de regirse más que por el sentido común y la educación, desde UNAES le aconsejamos, como decía aquella conocida canción de 1987, que no se olvide la toalla cuando vaya a la playa.

Disfrute de sus vacaciones.