¿Quién decide si mi hijo hace la comunión cuando estamos divorciados?

En ocasiones, un matrimonio separado judicialmente o divorciado no se pone de acuerdo sobre si su hijo menor tiene que hacer la comunión.

Pueden existir discrepancias de creencia entre los cónyuges, incluso esas discrepancias de creencia pueden haberse reforzado a raíz de la ruptura matrimonial.

Resulta habitual que el padre o la madre que ostentan la guarda y custodia de los hijos menores piense que en atención a esa circunstancia son ellos los que deciden. Sin embargo, una decisión de esa naturaleza no depende sólo de quien ostenta la guarda y custodia del hijo menor. La decisión sobre si un hijo puede o no, hacer la comunión, pertenece al ámbito de actuación de la patria potestad.

Salvo contadas excepciones, aunque la guarda y custodia de un hijo menor pueda haber sido otorgada sólo a uno de los progenitores, la patria potestad suele otorgarse a ambos de manera conjunta. Al ser esa decisión inherente a la patria potestad, serán ambos padres de común acuerdo, quienes decidan si quieren que su hijo haga la comunión. En caso de que no estén de acuerdo, será el juez que ha tramitado el procedimiento de divorcio o de separación judicial quien decida al respecto.

Es conveniente por tal motivo, poner en conocimiento del centro escolar o de su parroquia cuál es su situación en cuanto al régimen de patria potestad respecto del hijo que se encuentra en edad de realizar la comunión.