SOLUCIONES A LA CRISIS ECONOMICA: EL MALDITO CONCURSO DE ACREEDORES

SOLUCIONES A LA CRISIS ECONÓMICA: EL MALDITO CONCURSO DE ACREEDORES

 

Fernando del Cacho MillánHay un hecho incuestionable: a todas las empresas y autónomos les ha afectado el impacto económico que ha supuesto la pandemia. Incluso a quienes en principio parece que les puede beneficiar (como las del sector de la alimentación…). Para muestra un botón, hay empresarios de este sector que han tomado la decisión de renunciar a su sueldo, por algo será.

La empresa, como organismo vivo que es, se encuentra en constante movimiento y quien no se adapta a las cambiantes circunstancias sufre las consecuencias. No voy a mencionar las grandes cifras macroeconómicas, el PIB, el déficit público, etc., me voy a referir a ti, al particular empresario, autónomo, a la situación de miles de personas.

Adaptarte o Sucumbir

Pues bien, ante el imprevisible y gran impacto económico que ha supuesto la pandemia hay una certeza: tienes que adaptarte o sucumbir. Voy a distinguir dos grupos de afectados:

  • Un primer grupo, en el que hay ya demasiados, se encuentran quienes ya saben que no pueden levantar la persiana, lo suyo es un cierre definitivo, no hay vuelta.
  • El segundo grupo se encuentran quienes con lógica ilusión vuelven a abrir añorando y valorando lo que teníamos hace dos meses.

Claro que se han perdido ingresos durante este tiempo y el panorama, me consta que para miles de ellos, no es halagüeño, o no hay trabajo o el que tienen no les permite ingresar lo de antes, cuando los gastos son los mismos ¿Y cuánto tiempo se podrá aguantar así? A ello se han de añadir las variables que se ciernen en el horizonte, si habrá otro confinamiento en otoño, si vendrán los turistas el próximo año, si habrá vacuna…

Todo apunta a que el dinero líquido que se tiene para aguantar se irá gastando en eso: aguantar. Muchos tomaron ese camino en la anterior crisis y acabaron como los del primer grupo: cierre. Entonces:

¿Cómo afrontar este problema?

La ley se hizo con el propósito de que empresas en apuros económicos pudieran salir adelante reestructurando sus plantillas y logrando un beneficioso acuerdo con sus acreedores (quita de la deuda hasta el 50%) y pagando en un plazo de tiempo (hasta 10 años).

Este fue el espíritu del legislador, procurar los medios para que la empresa se salve ante una situación económica comprometida. Otra cosa es lo que luego resultó en la práctica porque me consta que muchas empresas que pudieron salir adelante acabaron cerradas por aquello de estar rodeadas de personas que sólo piensan en su propio interés. Nadie es ajeno al espíritu buitrero que se apodera de muchas personas cuando tienen delante a una empresa en apuros económicos (o ante cualquiera en una situación de debilidad). Y de aquí la merecida mala fama que tienen los concursos de acreedores.

Pero el espíritu de la ley sigue siendo el mismo, lo que hace falta es aplicarla y que te rodees de personas honestas que son las que trabajan mucho para prestar un buen servicio, no para forrarse pegando el pelotazo por el camino rápido, que suele ser el ilegal.

Así las cosas, con motivo del Covid 19 se ha realizado un gran esfuerzo legislativo en estos dos meses para adaptar mejor la ley a las circunstancias y he de decir que quienes han redactado se nota que conocen la práctica judicial. Esto es muy positivo.

Solucione legales a la crisis empresarial

Sin entrar en tecnicismos las soluciones legales a la crisis empresarial, y me refiero también a autónomos, pueden ir por los siguientes caminos:

  1. a) Presentar directamente en el juzgado una liquidación, que sería el caso de empresas que cuentan con patrimonio (nave, local, etc.) pero no tienen liquidez y su situación no les permite continuar con el negocio, no pueden afrontar los gastos, no es rentable. En este caso los acreedores se cobrarían de lo que resulte de la venta de los bienes de la empresa y los trabajadores al paro
  2. b) Presentar directamente una solicitud de concurso de acreedores con una propuesta anticipada de convenio, es decir, que ya la empresa ha tratado con sus principales acreedores para lograr una quita de la deuda y una espera (un plazo de pago), lo que supondría la continuidad de la empresa con la aprobación de ese convenio por una mayoría de acreedores que representen al menos el 50% o 65% de la deuda según los casos. Ello sería compatible con reducciones de plantilla, etc., a través del concurso.
  3. c) La solicitud de concurso de acreedores para comunicarles a todos ellos que la empresa necesita un tiempo para adaptarse a las circunstancias y poder sobrevivir, se suspenderían plazos de pago y se intentaría llegar a un acuerdo con ellos de reducción de la deuda con un plazo de espera. Si se logra se sale del concurso con el convenio aprobado y si no se logra el acuerdo la empresa va a liquidación, venta de sus bienes y cierre, salvo que se logre vender la “unidad productiva” a un tercero inversor que la compre y continúe con la actividad empresarial, que es lo que se intenta antes de vender a trozos una empresa que podría funcionar.
  4. d) La última opción es presentar directamente la solicitud de concurso con una propuesta de compra de la unidad productiva que permitiría la continuación de la actividad empresarial en manos de quienes tienen suficiente capital para ello y lógicamente ven una empresa con gran potencial para el futuro.

He prescindido de tecnicismos en este comentario que espero sea de utilidad. En todo caso no te quedes parado, no esperes a que prorroguen el Erte, a que saquen la vacuna o a que el Estado se haga cargo de todo, no te engañes y actúa cuanto antes, el tiempo está en nuestra contra. Eso sí, acude a un profesional que te asesore bien y honestamente.

Artículo escrito por Fernando del Cacho Millán, abogado especialista en Derecho Concursal, Penal Económico y Penal Internacional.

 

Si necesita información más detallada o que nuestro abogado especialista le ayude en su caso, póngase en contacto con él en el perfil de UNAES de Fernando del Cacho Millán dónde tiene todos sus datos a su disposición o envíenos un correo electrónico a info@unaes.es y pida toda la información que desee.

Otros Artículos escritos por D. Fernando del Cacho Millán:

"Calma Chicha ante el Impacto Económico del Covid en tu Negocio"

UNAES ¡Sólo para abogados especialistas!