TESTAMENTO OLÓGRAFO, ¿SÍ O NO?

TESTAMENTO OLÓGRAFO, ¿SÍ O NO?

 

Xabier Wigo Rodríguez-SeriolNos habremos preguntado a veces sobre la importancia de hacer testamento y las consecuencias de no hacerlo. Podemos resumir dos consecuencias caso de no testar:

  • No habremos plasmado nuestra última voluntad.
  • Se abrirá la sucesión intestada con lo cual se aplica los presupuestos previstos en la ley.

Sabiendo la importancia de dejar claro y fehaciente nuestro último deseo, relativo al destino que tengan nuestros bienes, derechos y/o expectativas de derecho, ¿cómo hemos de proceder? ¿cómo le damos forma jurídica? ¿a quién acudo? ¿lo puedo hacer sin acudir a profesionales? ¿Qué forma jurídica ha de tener un testamento para ser válido?

Interesante cuestión, porque un testamento, para ser válido, se ha de otorgar ante notario. Éste da fe de que nuestra voluntad no está mermada, de que otorgamos el testamento con total libertad y que el destino que le damos a nuestros bienes cumple con los requisitos legales de forma y de contenido. Además, el testamento es otorgado en un documento público, lo que le da rigor jurídico. Posteriormente dicho testamento es comunicado al Registro de Actos de Última Voluntad, lugar dónde quedará inscrito con la finalidad de garantizar que es conocida su existencia, tanto en el momento del fallecimiento como durante la vida del que otorga testamento. Cuando una persona fallece, el/los heredero/s, o cualquier persona interesada, podrá pedir un certificado de actos de última voluntad, y el Registro informa de la existencia de un testamento y de su lugar y fecha de otorgamiento, así como del nombre del notario, el cual podría no estar ya en activo. En ese caso, todos sus archivos pasan a otro notario en activo.

En las sucesiones ab intestato, se tiene que realizar un Acta de Notoriedad de declaración de herederos ab intestato, que han de tramitarse obligatoriamente ante notario, y que determina quienes son los herederos de la persona fallecida sin otorgar testamento.

Por tanto, ante todo lo expuesto, hemos de acudir, siempre que otorguemos testamento, ante un notario y, si decidimos no otorgarlo, o fallecemos sin haber optado a ello, nuestros herederos previstos en la ley deberán también acudir al notario. Todo ello, siempre asesorados por un abogado experto en sucesiones y también todo ello siempre que sea posible acudir al notario.

Sin embargo, partiendo de la conclusión que siempre hemos de terminar acudiendo ante el profesional del notariado, nos encontramos con una gran excepción: el testamento ológrafo.

¿Entonces con el testamento ológrafo podría testar sin acudir a un notario?

La respuesta es afirmativa, siempre que se cumplan unos requisitos legales básicos y muy tasados, que nos permiten utilizar esta figura, que es antigua y que ha entrado hace mucho tiempo en desuso, pero que por circunstancias determinadas ahora entrado en boga y nos ha hecho replantear el hecho de utilizarla de nuevo.

Pero ¿qué es un testamento ológrafo? Y ¿qué requisitos tiene?

Es aquel testamento escrito del puño y letra del testador no otorgado ante notario y los requisitos son:

  • Identificar claramente los datos personales del otorgante.
  • Identificar claramente, la fecha, hora y lugar del otorgamiento.
  • Estar escrito de la mano y letra del otorgante (sin usar ningún medio electrónico o mecánico).
  • Estar escrito en minúscula con la letra habitual del testador.
  • Estar firmado a mano con la firma habitual del testador.
  • Enmendar las tachas con firma.
  • Cumplir con los requisitos legales en materia de sucesiones.
  • Darle publicidad, evitando el secretismo.

Pero ¿en qué circunstancia concreta podemos realizar esta figura legal?

Siempre que nos sea totalmente imposible acudir a un notario, o que éste acuda a nosotros (los notarios se desplazan si una persona no puede desplazarse), y siempre que las circunstancias excepcionales no permitan otra opción. En ese caso, y si cumplimos los requisitos legales antes expuestos, nuestro testamento ológrafo será totalmente válido.

¿Eso significa que será inimpugnable?

No, cualquier testamento, otorgado ante notario o no, abierto o cerrado puede ser impugnado. Pero eso no significa que no sea declarado válido finalmente.

Entonces ¿tiene la misma validez un testamento ológrafo que uno otorgado ante notario?

Sí, el único requisito que se tendrá que cumplir será, que en el plazo de 10 días después de su conocimiento tendrá que ser adverado ante notario, y tras darle la forma protocolaria, surtirá los mismos efectos que un testamento otorgado desde el inicio ante notario. De todas formas, se tienen cinco años de plazo para requerir, a quien tenga en poder este testamento, si no se hubiera adverado tras el fallecimiento del testador, y para darle forma protocolaria.

¿Dónde está regulado este tipo excepcional de testamento?

Pues en los artículos 678 y 688 a 693 del Código Civil y en los territorios donde existe normativa foral propia, como, por ejemplo, en Cataluña (art. 421-17 a 421-19 Código Civil de Cataluña), Galicia (art. 1.3 Ley de Derecho Civil de Galicia ), Navarra (ley 190 a 193, del Fuero Nuevo), País Vasco (art. 22 Ley 5/2015, de 25 de junio, de Derecho Civil Vasco), Aragón (art. 411 y 436 del Código de Derecho Foral Aragonés) e Islas Baleares (art. 52 Compilación de Derecho Civil de las Islas Baleares).

Por tanto, es figura totalmente válida legalmente, si se cumplen los requisitos requeridos y totalmente obligatorios.

En conclusión, si te encuentras en una circunstancia en la que deseas dejar plasmada tu última voluntad y que quede reflejado tu deseo para con tus bienes, derechos y/o derechos, pero no puedes, por las circunstancias del momento, o del hecho, acudir a un notario, o que éste acuda al lugar dónde te encuentres tú, si sigues minuciosamente los requisitos legales del testamento ológrafo, podrás testar de tu puño y letra sin necesidad de notario. Eso sí, te recomendamos que, si tienes ocasión que acudas, por el medio de comunicación que puedas, a un abogado especialista en sucesiones, para que te aconseje las dudas que te puedan surgir al respecto, antes de comenzar su redactado.

Artículo escrito por Xabier Wigo Rodríguez-Seriol, abogado especialista en Derecho Sucesorio.

 

Si necesita información más detallada o que nuestro abogado especialista en Derecho Sucesorio le ayude con su testamento, póngase en contacto con él en el perfil de UNAES de Xabier Wigo Rodríguez-Seriol dónde tiene todos sus datos a su disposición o envíenos un correo electrónico a info@unaes.es y pida toda la información que desee.

UNAES ¡Sólo para abogados especialistas!