Vivo alquilado y se ha caído el techo de escayola. ¿Quién lo repara?

Carlos FrigolaResponde Carlos Frigola, abogado especialista en Arrendamientos.

El propietario de la vivienda está obligado a realizar, sin derecho a subir por ello el alquiler, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso acordado, salvo cuando el deterioro de cuya reparación se trate sea culpa del inquilino.

La obligación de reparación tiene su límite en la destrucción de la vivienda por causa no imputable al arrendador, que no es el caso.

Cuando la ejecución de una obra de conservación no pueda razonablemente diferirse hasta la conclusión del contrato de arrendamiento, el inquilino estará obligado a soportarla, aunque le sea muy molesta o durante ella se vea privado de una parte de la vivienda, en este caso del dormitorio.

Si la obra durase más de veinte días, habrá de disminuirse el alquiler en proporción a la parte de la vivienda de la que el inquilino se vea privado.

El inquilino debe poner en conocimiento del propietario, en el plazo más breve posible, la necesidad de la reparación del techo. Además, deberá facilitar al propietario la verificación directa, por sí mismo o por los técnicos que designe, del estado del techo del dormitorio de la vivienda.

En todo momento, y previa comunicación al propietario, el inquilino puede realizar las que sean urgentes para evitar un daño inminente o una incomodidad grave, y exigir de inmediato su importe al propietario. No obstante, le aconsejo que proceda a comunicarlo previamente.

En cualquier caso, ha de saber que las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda son de cargo del propietario.

No obstante, consulte con un abogado especialista en la materia para salir de dudas con el examen de su contrato de arrendamiento.